Sí, quiero...

 

   A partir de ese momento comienza una vida distinta, un camino compartido. En estos momentos podemos estar muy cerca para inmortalizar esos recuerdos, esos momentos, esas sensaciones y emociones.