Tic tac, tic tac...

 

   Parece que los meses de embarazo nunca acaban. Pero luego, cuando tenemos en brazos a esa criatura tan hermosa de repente nos damos cuenta de que ha sido como un suspiro.